Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Estadísticas del crecimiento de la iglesia evangélica en Guayaquil

Esta página contiene 10 imágenes entre gif. y jpeg. con los cuadros estadísticos y mapas de muestreo por lo que le ruego, por favor, esperar unos segundos mientras se cargan estos gráficos. Le agradezco su comprensión y paciencia.

 

Introducción

A diferencia del Rey David quien planificó un censo de la población de Israel por incitación de Satanás lo cual no era, categóricamente, la voluntad de Dios sino el deseo egoísta y jactancioso de un ensoberbecido rey y que significó un grave y doloroso sufrimiento para 70,000 familias israelitas que perdieron a un miembro masculino, 1 Crón. 21:1-27. No obstante, bajo ciertas condiciones especiales y sobre todo para mantener el estado de alerta ante cualquier distorsión de los principios bíblicos y corregir a tiempo el cauce de las intenciones y conductas individuales y congregacionales que inciden en la predicación del evangelio, que de no hacerlo puede ser peligroso por las consecuencias para la iglesia (Jos. 7:11-12) y sobre todo para la comunidad, Dios permite que se realicen este tipo de conteo tal como lo ordenó a Moisés, Núm. 1:2. De tal modo que, el presente trabajo e informe no resulta del deseo morboso, egolátrico y soberbio de querer demostrar mayor capacidad que otros o alguna otra intención extraña a la conducta requerida en las Escrituras para un hijo de Dios; más bien como un momento de auto examen de la manera en que se está cumpliendo el deseo de Dios: que las personas sean salvas conociendo la verdad de Su Palabra escrita y siendo libres para amar y disfrutar de una correcta y sana relación con Dios y con el prójimo. Se encuadra en la advertencia exhortativa que da el Espíritu por intermedio de Pablo, 2 Cor. 13:5; y de estar haciéndolo a la manera de Dios, Jn. 15:4-5; y no "a la manera de los siervos de Dios", esto es, conforme a la Palabra escrita de Dios y al Santo Espíritu de Dios, para no caer en una condición extremadamente peligrosa de una iglesia laodiceana corintiana: soberbia, egoísta, inmoral, ensimismada, autosuficiente y avarienta, que rechaza abierta y concientemente la soberanía del Rey y Señor Jesús, aun expulsándolo de la congregación, Apo. 3:14-22; que, como motivadores principales para realizar la labor evangelística tiene al enfermizo y excesivo amor a las riquezas con esto de "ser cabeza y no cola"; a la sed de poder y dominio de masas que reditúa ensoberbecimiento y vanagloria con lo de las "mega iglesias"; y la fama de ser los máximos líderes religiosos con tal "unción y poder" de llenar estadios y movilizar masa humanas tras sí, robándole la gloria al Padre, Dios Eterno y al Señor Jesús de Nazareth, Dios y Salvador, 1 Tim. 6:3-10, 2 Tim. 3:1-5, 4:3-4.

Para aquellos que aun no superan el estado espiritual infantil manifestado en una inclinación a la contienda y a la impulsiva emisión condenatoria de "esto es de hombre y no de Dios" solo por que no se ajusta a sus preconcepciones y prejuicios religiosos, les animo a que examinen la evidencia con objetividad y permitiendo que la Palabra escrita de Dios y el Espíritu Santo los inquiete a una investigación de estos hechos sin prejuicios y dogmatismos sectarios inspirados por los supuestos líderes religiosos que se han adueñado de sus conciencias impidiéndoles conocer la verdad bíblica y discernir con sabiduría las intenciones del Espíritu.

Giovanni Jurado Zavala


 Estos datos han sido elaborados en base a la investigación realizada entre los años 1998 al 2001. El equipo de apoyo estaba conformado por hermanos a quienes reconocemos en el Señor Jesús para Su gloria y ejemplo para otros creyentes: Rosita Estrada de Vergara de la Alianza Cristiana y Misionera; Azucena Maridueña de Mora y Anita Cedeño de las Asambleas de Dios; Martha García; Chris y Linda Huber, misioneros de las Iglesias Cristianas en el Ecuador. Los recursos económicos en gran parte fueron autogenerados por el autor de este informe, quien realizó el trabajo de campo, el análisis comparativo, la investigación histórica y el manejo matemático de los datos, mediante la gracia y provisión del Padre; y en los momentos precisos Dios puso a siervos como el Ps. Alberto Guaycha y su esposa quienes no escatimaron en ayudarnos para la culminación de este trabajo. Como una mención aparte, el Hno. Dario Allietti aportó la herramienta necesaria y significativa para procesar la información, por lo que nuestro agradecimiento es en el Señor inmenso como Su Amor. Vale mencionar que no fue una tarea fácil; se invirtió más de 8,500 horas de trabajo, y muchas decepciones de quienes ofrecieron ayudar pero solo lo hicieron con una "palmadita" y muchas críticas nocivas. Es el deseo de quienes hacemos la Comunidad Bíblica Palabra y Espíritu y del equipo de intercesión y sacerdocio profético Guardianes en los Muros que esta información oriente, incentive y despierte un mayor sentido de compromiso, sensatez, equilibrio y efectividad en el proceso evangelístico y discipular en la ciudad y en otras partes. Sino, ... bienvenida la crítica ofensiva y sectaria. 

 

Metodología

El proceso observacional se fundamentó y tuvo como punto de partida el análisis del crecimiento de la obra evangélica en la zona norte de Guayaquil, que luego se extendió al resto de la ciudad.

Tuve la oportunidad de mudarme a esta zona en el año 1979 y observar desde entonces cómo ha crecido tanto la zona como la iglesia y la labor evangelística en ella desde un vecindario de 1 km2 en dicho año hasta ser un poco más grande que otras ciudades del país; obteniendo de primera mano y en cifras exactas lo que se había hecho hasta 1998 y el grado de efectividad; derivando una metodología confiable para analizar otros sectores.

Para el muestreo a nivel de la ciudad se consideró 4 zonas:

Zona norte.- "Ciudadelas del norte": La Alborada, Sauces, La Garzota, Samanes, Guayacanes, Alamos, Cóndor, Colinas de Alborada, Rosales, Brisas del Rio y Voluntad de Dios. Con 48 iglesias evangélicas distribuidas en 12 km2 a un promedio de 4 iglesias por km2 en números redondos.

Zona centro.- Con una extensión de 12.5 km2 y 98 iglesias consideradas en una distribución redondeada de 7 iglesias por km2.

Zona suroeste.- Con una extensión de 11 km2 y 78 iglesias muestreadas en una distribución redondeada de 6 iglesias por km2.

Zona sur.- Con una extensión de 8 km2 y 46 iglesias muestreadas en una distribución redondeada de 6 iglesias por km2.

Por lo que se tomó como base estadística de estudio 270 congregaciones. Se presenta a continuación un plano de la ciudad con las cuatro zonas muestreadas encerradas en negro: 

(Cada cuadro en el dibujo representa un área de 4 km2)

Este número de iglesias, para el periodo del trabajo de campo (1998-2000), representaba el 41% del total de iglesias en la ciudad: alrededor de 654. En la actualidad estos valores han variado debido a la incesante actividad evangelística. Actualmente y debido a la proliferación de las zonas urbano marginales, invasiones de tierras, el constante flujo de migración campesina y del interior; y en alguna medida los efectos migratorios del Plan Colombia, para la fecha de esta actualización, se estima entre 900 a 1200 casas de oración o templos en la ciudad y su periferia. Hasta ahora la cantidad muestreada en las 4 zonas ha permanecido con muy pocas variaciones.

 

Proceso Estadístico

El proceso estadístico consistió en los siguientes pasos:

1.- Delimitación de la zona de muestreo que contenga una población representativa.

2.- Ubicación de las iglesias evangélicas para determinar la distribución física y evaluar el grado de influencia geosocial.

3.- Conteo de los asistentes a todas las iglesias al culto dominical de mayor concurrencia y al culto de oración entre semana. Esto debido a que en el primero se tiene el máximo de asistentes y en el segundo el mínimo que en la casi totalidad de las iglesias muestreadas representa hasta el 8% de la asistencia dominical.

4.- Comparación porcentual del total de asistentes a los cultos máximos con el total de la población de la zona.

5.- Distribución territorial de las iglesias en la zona de muestreo mediante la relación entre total de iglesias en la zona para el área geométrica de esta.

6.- Investigación de la "historia evangelística" de la zona desde la primera obra establecida en base al testimonio de testigos presenciales, testigos indirectos, descendientes de los primeros creyentes, otros criterios que dependen de la zona delimitada.

El trabajo de investigación estadístico de la zona norte por ser el primero, permitió probar el proceso anterior y fue, en relación a las tres zonas posteriores, más detallado y minucioso en cuanto al seguimiento periódico del trabajo evangelístico y discipular de las 48 iglesias observadas. Coincidió ventajosamente con la realización de la 4ta campaña masiva que se realizaba en dicha zona en 18 años en la que se involucraron 13 iglesias y hubo un total de decisiones de 856 durante una semana en Agosto del 98.

Se presenta la zona norte en la siguiente imagen delimitada por una línea negra

 

Datos preliminares

La población para 1998 en este sector fue de 152,043, como referencia del tamaño, esto es más que la población de Ambato o de Riobamba. El margen de error es de ± 1%. Este dato fue proyectado en base a los datos del penúltimo censo poblacional. El número de creyentes que se reunían en las 48 iglesias del sector fue de 3,508; más los que se reunían en iglesias que no pertenecían al sector da un total de 5,956 lo que en porcentajes representaba el ¡3.92% de la población de la zona norte!

Considérese el siguiente hecho: que desde 1979 en que se iniciaron las primeras obras en esta zona, la tasa de crecimiento anual de la población fue de 7,938 y el de las iglesias de 309; es decir, si se considera un crecimiento constante como modelo estándar para obviar las evidentes diferencias de comportamiento social, político y económico que influyeron en el desarrollo de esta zona; por cada 7,938 que se mudaban a la zona al año, la iglesia crecía a razón de 309, esto es, ¡casi 4 personas de cada 100, de los cuales 3 ya eran creyentes cuando se cambiaron a la zona norte, por lo que solo se ha ganado a 1 persona de 100 por año durante 19 años! dándose un fenómeno de redistribución de creyentes sin que exista un efectivo y real crecimiento de la iglesia.

Estos datos fueron verificados en el año 2000 y en el 2001 sin que exista un incremento significativo a pesar de un aumento notorio en el número de congregaciones. Para el 2001 ya habían 83 iglesias en la zona pero el porcentaje no ha pasado del 4%  hasta el 2002.

Esta situación fue encontrada en las otras tres zonas lo que, para quienes trabajamos en el asunto, se volvió una realidad alarmante y de seria preocupación. Estábamos ante una cifra real de la cantidad y calidad de la labor evangelística y discipular de la iglesia en general en Guayaquil para 1998: 4.7% de la población total de la ciudad: 1,831,051; esto es 86,059.

Mientras se realizaba la investigación, la observación, el análisis e interpretación matemática de los resultados de campo, surge otro dato que en su contexto sacerdotal bíblico, resulta serio y grave: un alto número de personas que conocen el mensaje del evangelio y que en algún momento fueron miembros de alguna iglesia en la ciudad pero que por razones diferentes a las que son esgrimidas por evangélicos se han apartado. Se encontró que 1 de cada 4 personas en la ciudad rechazaban el evangelio por causa de los evangélicos, influyendo en los otros tres por algún tipo de relación directa o indirecta; siendo más determinante en esta actitud el mal ejemplo y conductas inmorales de un gran número de "pastores". Hasta donde se avanzó en esta dirección, representaba para 1998 el 42% de los que afirman ser pastores en la ciudad. Por investigación indirecta estimo que en un estado moral, ético y espiritual dudoso se encontraría cerca del 80% de la pastoral en Guayaquil.

Con estos datos, se procedió a investigar lo que había sucedido en lo que vá del siglo 20. Las dificultades propias en la obtención de datos confiables desde 1900 hasta 1958 son elevadas ya que las pocas iglesias antes de este año no llevaban un control estadístico de crecimiento que haya podido ser preservado hasta ahora. Los datos presentados se fundamentan en testimonios de personas mayores que vivieron o pertenecieron a algunas de las cinco iglesias en la ciudad en la primera mitad del siglo XX. Los pastores actuales de estas congregaciones, al ser entrevistados, no pudieron proporcionar información precisa por carecer de datos. Solo estimaban una membresía para los años del cuadro en los cuales se realizó un censo poblacional. Es muy seguro que los datos propuestos no representen los reales, debido a las condiciones de resistencia religiosa de la población durante tal periodo. Los testigos entrevistados en realidad confirmaban membresías menores a las propuestas.

 

Resultados

Estos son los resultados, que por obvias razones serán cuestionados por más de uno, con una inclinación sectaria o contenciosa. Ya en una etapa temprana se cuestionó y subestimó esta información calificándola de "datos de hombre" en el sentido de "no contar con el respaldo del Señor". Era obvia esta respuesta de algunos pastores ya que contradice las afirmaciones superespiritualoideas de "ganar Guayaquil para Cristo" o de "estar viviendo un avivamiento en la ciudad" tan solo con "predicar" sin el compromiso de una vida santa, recta e integra absolutamente que se evidencie en la respuesta de la gente y su predisposición a escuchar y aceptar el evangelio por la demostración de la conducta de los creyentes en la ciudad; tal como ocurre en los eventos masivos de promoción ministerial ególatra y por ciertas personas en los medios de comunicación cristianos que tan solo por querer aparentar ser personas con llamado, unción y todo lo típico del farandulismo evangélico, lo afirman. No obstante, invito a cualquiera a demostrar que esta información carece de veracidad mediante un proceso estadístico científico, objetivo y realista basado en la misma extensión del dominio de muestreo de donde procedió la información; no solo rechazarlos tan ligeramente por afirmar lo contrario a la tendencia religiosa del momento. Esta actitud de rechazo sin considerar las pruebas evidenciaría un elevado grado de ignorancia, fanatismo sectario y religiosidad farisaica; no el nuevo nacimiento en tal persona.

Año Población según censo Convertidos Integrados Diferencia %
% Cantidad % Cantidad
1899 60,483 0.06 36 0.05 30 6 0.01
1905 81,650 0.16 131 0.15 122 8 0.01
1919 91,842 0.2 184 0.18 165 18 0.02
1946 216,027 0.4 864 0.3 648 216 0.1
1957 391,021 0.5 1,955 0.42 1,642 313 0.08
1962 510,785 4 20,431 0.7 3,575 16,856 3.3
1974 825,056 9 74,255 2.24 18,481 55,774 6.76
1990 1,508,444 15 226,267 3.8 57,321 168,946 11.2
1998 1,831,051 22 402,831 4.7 86,059 316,772 17.3
2001 2,005,165 23.8 477,229 5.6 112,289 364,940 18.2
2002 2,039,789 26 530,345 7.4 150,944 379,401 18.6

Con excepción del dato poblacional de 1998, el cual es una interpolación, los demás corresponden a aquellos en que se realizó un censo poblacional, por lo que los datos de población son los oficiales. Estos datos son presentados en el siguiente gráfico:

Por "convertido" se define a una persona que hace una decisión de aceptar la argumentación evangelística ya sea por campaña, mensaje radiofónico, tratados evangelísticos o persuasión directa. Este grupo estará, necesariamente, constituido por quienes experimentan el nuevo nacimiento según las Escrituras y quienes cambian de religión sin experimentar esta transformación. El primer grupo constituyen verdaderos creyentes que han entendido el amor misericordioso de Dios, han valorado la obra de Jesucristo, han reconocido su pecaminosidad, han sido conmovidos por la muerte vicaria de Jesús y se han rendido completa y absolutamente al Señorío de Jesús el Mesías resucitado experimentando Su poder en una vida genuinamente santa, devota y fraterna. El segundo grupo no han experimentado ninguna de estas circunstancias, sino que persuadidos por la insistencia proselitista de algún miembro y movido por la necesidad de resolver  situaciones apremiantes, han optado por un cambio de religión. Este tipo de proselitismo se lo define como "conversionismo": la persona llora un poco por la conmoción que provoca el mensaje de un predicador sicológicamente persuasivo, se integra a alguna congregación reuniéndose por algún tiempo, se refuerzan los hábitos religiosos y se ve a la doctrina de la vida cristiana según las Escrituras como una imposibilidad actual de practicarlas.

Por "integrado" se define a una persona "convertida" que por alguna razón se integra a una congregación de manera más o menos constante.

Se debe diferenciar dos etapas en la evangelización de la ciudad durante el siglo XX: un periodo que comprende los años 1899 a 1957 y un segundo periodo que corre en la segunda mitad del siglo: de 1962 al presente, 2002.

Se puede ver claramente que, mientras la población de la ciudad seguirá creciendo, tal ves no al ritmo exponencial que hasta ahora lo ha hecho, la cantidad de personas evangelizadas también crecerá, no así la iglesia que crecerá  de tal modo que será incapaz de ganar siquiera al 20% de la población. Esta proyección se presenta más adelante sustentada en las observaciones sobre la forma en que se está evangelizando, discipulando y conservando resultados.

 

La primera mitad del siglo XX

Para 1899 la iglesia Unión Misionera estaba realizando ya labores evangelísticas y se habían ubicado en donde permanecen hasta ahora. Hasta 1920 era la única iglesia evangélica en la ciudad establecida con un templo para reuniones. Para la década de 1910, habían llegado misioneros anglosajones de la Alianza Cristiana y Misionera, los Reed y la influencia "protestante" crecía debido a la presencia de estadounidenses en puestos claves de las industrias, la banca y la empresa eléctrica como fue el caso de George Capwell, Robert Jones, entre otros. Los misioneros Reed reforzaron la obra de la Alianza Cristiana y Misionera afirmándose en la ciudad con la construcción del templo Alianza para la década de 1920 a 1930. Vale aportar un dato que, aunque no es categórico, representa un testimonio aproximado de un reconocido pastor de la ciudad quien afirmó, hasta donde conocía, que "...entre 1944 y 1945 la iglesia evangélica en Guayaquil la componían sólo dos congregaciones: La iglesia evangélica de la Unión Misionera y el Templo Alianza." (¡Mi lejano ayer! Miguel Lecaro T. Pág 139). Después, para los años 1950 a 1960, abrieron otra iglesia en la ciudad: Templo Betania. Los Bautistas ingresan en Guayaquil alrededor de 1944. El primer templo lo construyen en el centro de la ciudad y a finales de la década de los 60 ya contaban con otro templo: Dios es amor. Al terminar la primera mitad del siglo XX, en la ciudad habían sólo 5 templos evangélicos de acuerdo con el testimonio de creyentes que pertenecían a aquellas congregaciones.

Se colocan en gráfica comparativa las tres categorías: población, convertidos y creyentes que pertenecían a alguna iglesia o que, al menos se congregaban en una para la primera mitad del siglo XX:

El crecimiento de la iglesia es "casi nada" en relación al crecimiento de la población de la ciudad. No obstante representaba un crecimiento sostenido según se puede apreciar en la siguiente gráfica que corresponde al mismo periodo pero que solo se muestra la labor evangelística y sus resultados en relación a crecimiento de la cantidad de creyentes en la ciudad:

En sus respectivas proporciones, existe una tendencia paralela entre el ritmo de crecimiento entre la iglesia y la población de la ciudad. Esto llevaría a considerar al periodo de la primera mitad del siglo XX como un tiempo de crecimiento, afirmación, consolidación y capacitación para el trabajo que debió haberse realizado en la segunda mitad del siglo. Pero no fue así.

Para este periodo se presenta un crecimiento acorde con un comienzo apretado y bajo elevada resistencia de la gente. Pero la idiosincrásia del guayaquileño de ser abierto, receptivo y religioso, permitió que la labor evangélica creciera a la par que la población de la ciudad con cierto grado de efectividad en cuanto a retener a los recién convertidos.

 

A la mitad del siglo XX

Para evaluar el desarrollo de la obra durante la segunda mitad del siglo, es necesario considerar algunos sucesos que, definitivamente, fueron determinantes para el crecimiento casi exponencial de la población de la ciudad y de la respuesta de la gente al mensaje del evangelio. Pero también sobresale las falencias en cuanto a discipulado, capacitación y sucesión en el liderazgo de la iglesia en términos generales, esto es, el traspaso de la responsabilidad formativa de nuevos creyentes y la administración de la obra evangélica en manos de miembros nacionales idóneos y bien preparados en lo doctrinal, actitudinal y en el discernimiento.

La siguiente gráfica presenta lo que ocurrió a mitad de siglo en relación con la labor evangelística:

Como puede deducirse de la tabla y verse en la gráfica, entre 1957 y 1962, en Guayaquil sucedió algo sin ningún precedente histórico: la conversión de casi 10 veces la población evangélica en la ciudad. Puede verse que la tendencia de la respuesta de la población al mensaje del evangelio difundido de alguna manera se mantuvo en este periodo y hasta ahora. Resalta el hecho de la poca efectividad en cuanto a conservar resultados evangelísticos. Particularizando la gráfica a conversión y conservación se tiene:

Entre los factores que deben ser considerados para comprender lo que ocurrió en el "ambiente espiritual" de la ciudad para darse esta respuesta multitudinaria al mensaje del evangelio en estos años, los más sobresalientes son:

Espirituales y socioeconómicos

Entre los factores espirituales que se deben destacar, por sobre cualquier otro elemento, está la oración. En la década de los años 50, entre 1954 y 1955, casi en todo el mundo evangélico en el planeta, se dio un movimiento de oración e intercesión a favor del país, con un fuerte énfasis en que "Dios abriera las puertas espirituales del país, en especial de los grupos indígenas en el oriente por el asesinato de los misioneros norteamericanos Ed McCully, Jim Elliot, Natanael Saint, Roger Youdarian y Pete Fleming en las playas del río Curaray en manos de los ahora Huaoranis, antes Aucas.

Sin ninguna duda razonable y consistentes con la verdad bíblica, Dios atendió este movimiento de intercesión a favor del país ya que los resultados de las campañas masivas entre el 57 al 62 fueron de tal magnitud que repercutió a nivel nacional con un impulso significativo. Al menos un 60% de la obra a nivel nacional nació y se revitalizó a partir de este evento.

Puesto que lo espiritual incide directamente en lo natural, me atrevo en afirmar, a riesgo de ser rebatido, que los cambios socioeconómicos ocurridos a partir de 1950 en la ciudad, junto con el alto grado de decepción de la gente en la clase política por su recurrente ineficacia, torpeza en los negocios y marcado egoísmo regionalista, tal como se puede deducir de un estudio de la obra "La inalcanzable prosperidad" de Guillermo Arosemena, fueron resultados de la intervención soberana de Dios en los asuntos humanos, al tomar los desaciertos egolátricos de la "clase politiquera" y dirigirlos en dirección de crear un "ambiente sociespiritual" propicio para una respuesta masiva al evangelio.

El incremento en la producción de banano y camarón, como la rápida industrialización de la ciudad por obras de infraestructura civil de gran envergadura como lo fueron el puerto marítimo, el aeropuerto internacional y el puente Rafael Mendoza Aviléz atrajo a miles de ecuatorianos de todos los rincones del país de tal modo que a partir de la década de los 50, la ciudad experimentó un crecimiento casi exponencial hasta 1990.

Estos dos factores, al parecer no fueron considerados en su dimensión espiritual y en términos de la voluntad de Dios con respecto a la salvación de las personas por los líderes eclesiásticos de aquellos años; muy en especial por parte del cuerpo de misioneros anglosajones quienes, tal vez por desconocimiento de los protocolos espirituales de la intercesión, o por otros motivos innecesarios de mencionar, no previeron lo que ocurriría entre 1957 y 1962, con las respectivas consecuencias tal como lo muestra el cuadro; y por lo tanto no capacitaron el suficiente número de obreros y ministros adecuadamente.

Para 1957 se establecen en la ciudad misioneros de la Iglesia Cuadrangular y para 1960 ya contaban con un templo y cerca de 30 miembros. Roberto Aguirre, quien pastoreaba este grupo, junto con otros hermanos, convocaron el concurso de las otras iglesias en la ciudad para la organización de campañas masivas, por los resultados que se daban con Billy Graham en Quito. Lastimosamente, una mentalidad egoísta y sectaria hizo que no recibieran el apoyo de las demás iglesias y pastores. 

Para 1962, el resultado de la intercesión y preparación divina redundó en una apertura mental y espiritual y una receptividad de las personas al mensaje del evangelio de tal modo que los que se convirtieron superaba en 10 veces la población evangélica en la ciudad, tal como se muestra en el cuadro.

Debido a que nadie, ni los pastores y miembros que organizaron estas campañas, ni los de las demás iglesias, ni los misioneros residentes en la ciudad para ese años, esperaban una respuesta masiva de esta naturaleza, la iglesia no estuvo preparada para conservar estas cosechas y la subsiguiente respuesta al evangelio, tal como aparece en la gráfica de convertidos.

Como resultado de la falta de preparación ministerial, se perdió el 80% de los que se convirtieron. A partir de esta campaña, surge la Iglesia central del Evangelio Cuadrangular con una membresía de 1500 personas, según testimonios de miembros que se convirtieron en tales campañas y formaron parte de la congregación fundadora.

Peter Wagner, en el libro "Avance del pentecostalismo en América Latina" cita estos sucesos con cierto optimismo tomando como fuente la opinión de otro ministro anglosajón: Wayne Weld y de una entrevista con Aguirre en 1972 quien le indicó que para 1966, contaba con 4000 miembros bautizados. También cita que, como resultado de estas conversiones, se abrieron 42 nuevas iglesias, sin especificar si fueron dentro de la ciudad o en el país. Por lo investigado, al menos en la ciudad no se abrieron más de 6 templos que al poco tiempo se dividieron por pleitos intestinos y conductas gravemente bochornosas que se hicieron públicas. 

Para 1962 llegan misioneros de las Asambleas de Dios y, como era de esperarse en una ciudad que había experimentado un avivamiento histórico y sin precedente, la obra inicia con un buen grupo de personas, alrededor de 300, muchas de ellas convertidas en estas campañas. A los dos o tres años, experimentó la primera división traumática provocada por discrepancias carnales, vandálicas y avarientas. Esta situación ha continuado hasta el presente provocando la proliferación de grupos independientes llegando a organizarse en "ministerios" con personería jurídica, pero que no son más que "pequeños feudos sectarios" en beneficio económico de sus fundadores y en detrimento de la causa de Jesucristo por la inmensa cantidad de malos ejemplos y conductas inmorales.

Después de estos eventos, se cayó en un frenesí evangelístico que duró hasta alrededor de 1996 con un énfasis en las campañas masivas y mucho más en intentos personales y egoístas de querer "sorprender a Dios e impresionar a los hermanos con una buena predicación" para ser considerados "líderes". Esta intensa actividad evangelística sin un respaldo adecuado de discipulado y conservación de resultados  llevó a que se logre únicamente personas que cambiaban de religión en lugar del nuevo nacimiento y la transformación completa que produce el Espíritu Santo.

Esta situación se aprecia claramente en el gráfico comparativo líneas más arriba.

Otro factor importante de considerar en estos procesos es la infraestructura física necesaria par la atención de multitudes convertidas. Los pocos templos en la ciudad no tenían la capacidad física para receptar estas cantidades de convertidos. Solo el Templo Alianza era el más grande de la ciudad, pero no mayor a 500 personas.

 

Del 74 al 2000:

evangelismo sin discipulado.

Como se mencionó en líneas anteriores, a partir de 1962, con la llegada a la ciudad de evangelistas de corte pentecostal, y las pugnas por el poder eclesiástico y el liderazgo dentro de la mayoría de las iglesia de la ciudad por la falta de adecuada enseñanza y sana doctrina, comenzaron a proliferar las divisiones sectarias en los grupos pentecostales predominantemente y en menor medida en los grupos conservadores, en un esquema de anarquismo religioso imperante hasta el momento. En el gráfico a continuación se presentan comparativamente las tres categorías analizadas:

Esta información se presenta en la perspectiva temporal en el gráfico a continuación en donde se puede apreciar la forma en que la población de la ciudad va creciendo, la respuesta l mensaje del evangelio resultando en el conversionismo y la "brecha" entre los convertidos y los que eran adecuadamente asimilados por las congregaciones:

Siendo estrictamente objetivos, entre las causas que provocaron esta "brecha" conversión-conservación, resalta el sobre énfasis en una evangelización persuasiva sectaria; en la errónea concepción de "sembrar la palabra que Dios hará el resto", que a la luz de las Escrituras, (Col. 1:28 entre otros textos) es una conducta por demás irresponsable, egoísta y religiosa con un despreocupado divorcio entre lo predicado y lo demostrado como conducta evidenciadora del poder transformador del evangelio dentro de un marco de discipulado demostrativo, de tal modo que no se atendía a los nuevos creyentes que rebasaban en una relación de 4 a 1 a los miembros de las iglesias en la ciudad. Si a esto se le añade la acentuada falta de ministros bien preparados en doctrina, conducta e intenciones, toda la actividad evangelística se ha venido perdiendo. De cada 20 que se convertían, solo 1 se integraba a una iglesia. La respuesta a esta falta gravísima de discipulado es un frío, insensible, ignorante y diabólico argumento religioso resultado de un entendimiento corrompido por el egoísmo y la soberbia religiosa: "muchos son los llamados, pocos los escogidos".

Estos datos también permitieron conocer otro aspecto de la obra: la efectividad discipular de nuevos convertidos. En todas las cuatro zonas se encontró que 1 de cada 5 habían aceptado al Señor en alguna campaña, programa radial o televisivo evangelístico o por insistencia de algún evangélico; incluyendo esta información en el proceso matemático de la investigación, resultó que para 1998, alrededor del 22% de la población, esto es, 402,831 habían aceptado al Señor Jesús como su Salvador pero por malos testimonio, abandono, o facciones sectarias y contenciosas dentro de las iglesias, rechazaron involucrarse en alguna. Hablamos de una elevadísima tasa de deserción. El porcentaje de efectividad de las campañas masivas, en base a lo observado en tres de estas con decisiones arriba de 1,000 personas es de 1.75% ¡menos de dos personas de cada 100 que se convierten, se involucran en la vida congregacional!

 

Las proyecciones

En este cuadro se presenta la proyección de: a) crecimiento poblacional de la ciudad y su periferia, el cual tenderá a disminuir debido a razones sociales, económicas, físicas y medio ambientales; b) del número de convertidos debido a la incesante actividad proselitista de los grupos "cristianos" que resultará en un incremento paulatino de personas que conocerán el mensaje y el contenido del evangelio; a esto hay que sumar los esfuerzos expansionistas de la religión oficial por "recuperar terreno perdido". estos "convertidos" no tendrán opciones saludables para integrarse a alguna congregación, puesto que las condiciones morales de estas se irán haciendo públicas; c) la ineficacia en la conservación de resultados debido debido a las razones señaladas, pero en especial al anarquismo religioso imperante entre la dirigencia de las congregaciones, el divisionismo sectario y el divorcio entre doctrina y conducta.  

A duras penas se llegaría a un 20 % de la población para el 2030 si el Señor Jesús no arrebata a Su iglesia o no viene antes.

Este análisis sirvió como prueba de la exactitud de la investigación estadística realizada y fue verificada por el autor para el año 2000: considerando la superficie poblada de la ciudad que es de unos 160 km2 y una población de 2,005,165 se tendría 12,532.28 personas por km2 en promedio. Como en la actualidad existe una media de 975 templos evangélicos (de entre 900 y 1050 como límites) resultaría en 6.09 templos por km2 como mínimo con un promedio de 115 personas como miembros, no hay verdadero crecimiento, solo cambio de creyentes y una redistribución de los mismos; lo cual haría que los templos y congregaciones se ubiquen a distancias promedio de 2 cuadras entre sí. Si a esta cifra se añaden las “células y grupos de hogar” que suman cerca de 2,000, que al menos dos veces por semana estarían operando simultáneamente, se tendrían cerca de 18.59 lugares de reunión de creyentes evangélicos por km2 en la ciudad. Ahora si se considera una población de 112,289 evangélicos, cada lugar de reunión contaría con cerca de 37.74 personas, sea templo, célula o grupos de hogares, para unos 701.59 creyentes o simpatizantes por km2, dándonos un porcentaje del 6%. Estos datos fueron corroborados durante el 2002 en 12 sectores arbitrarios de la ciudad encontrándose este promedio.

La envidia y celos sectarios entre las tres facciones en que está dividida la iglesia: evangélicos autónomos pentecostales o parapentecostales, denominacionales pentecostales y no pentecostales y la iglesia quichua, sumada a la histeria paranoica compensatoria que motiva a evangelizar, más las arengas irresponsables de evangelistas empresariados o mundanalizados incluyendo los de dudosa moral e inaptitud ministerial, se traducen en corrientes de evangelismo masivo que no cuentan con un buen y bien planificado y organizado programa de conservación de resultados en un discipulado formativo que provoque el cambio de las decisiones por Cristo en compromiso a seguirlo aun a costa de la propia vida.

 

Lo que se debe hacer

A menos que se trabaje para lograr las condiciones propicias para que el Espíritu de Dios intervenga en la iglesia en general en la ciudad santificándola y capacitándola adecuada y bíblicamente; y si el Señor Jesucristo no viene dentro de los próximos 20 años, se seguirá provocando únicamente cambios de religión y no se logrará ganar y discipular ni siquiera el 20% de la población.

En procesos de evangelismo masivos, se analizan algunas causales y efectos de esta realidad preocupante y deliberadamente ingonarada por la pastoral en general de la ciudad debido a las implicaciones de deficiencia ministerial e inmoralidad.

En la propuesta de intercesión sacerdotal se plantea la manera en que intercesores, pastores, profetas y demás creyentes sensibles al Espíritu de Dios debemos iniciar el trabajo para que el Espíritu de Dios provoque el cambio y renovación para lograr una cosecha para gloria de Su nombre con el precedente de lo ocurrido en 1962. 

Gráficamente, esto es lo que debe ocurrir como mínimo:

No cabe la menor duda de que estas proyecciones no dejarían de ser eso: proyecciones de una realidad presente; posibilidades que pueden ocurrir o no; pero que debería llevar a una reflexión sobre las intenciones, actitudes y acciones actuales ya que inexorablemente estos elementos determinan los hechos futuros tal como lo establece las Escritura: "...todo lo que el hombre sembraré, eso también segará..." ya son leyes espirituales absolutas. 

 

Lo que se está haciendo

En la actualidad, casi nada ha cambiado del estado de la iglesia y del liderazgo eclesiástico, mas se trata de ignorar estos hechos y realidades, encubriéndolos en un manto de hipocresía amparada bajo las admoniciones de "no hablar de los ungidos de Dios", aun a pesar de que estos supuestos "ungidos" son los que le otorgan derechos espirituales jurídicos a las tinieblas para obstaculizar la obra de Dios en la ciudad. Estos son los programas de evangelismo que en la actualidad son impulsados sin un programa de discipulado que garantice la conservación de resultados, peor que confronte a las tinieblas:

 

Plan Mil Días.- Desde el 2000 se ha venido aplicando este programa estando al frente del mismo el pastor Alberto Guaycha tratando de involucrar a la mayor cantidad de congregaciones y grupos evangélicos sin haber logrado una respuesta favorable por parte de estos. Fundamentalmente lo aplica la Asamblea de Dios central junto con 5 o 6 iglesias más de poca membresía; aunque afirman estar involucrados en este plan cerca de 35 congregaciones, 2 de ellas de más de 300 miembros. Se informó de cerca de 5000 decisiones entre el mes de julio y septiembre del 2001 en que se inició este programa, pero no tenían ni al 10% en un programa de discipulado todavía.

Para Feb. del 2003, se informó que la Asamblea de Dios Central, o al menos el pastor de esta congregación, como resultado de la labor del programa ha abierto 12 congregaciones más. No se especificó donde ni con cuantas personas. Desde Octubre del 2002 hasta Noviembre se aplicó en la ciudad el programa "Poder para Cambiar" que consistía en puntos de contacto directo en las calles con las personas, ubicando estos puestos en sitios de alto tránsito peatonal. Se informé de cerca de 6500 decisiones no confirmadas y significó el crecimiento numérico de cerca de 8 congregaciones, tres de ellas duplicando la membresía. La gran mayoría de congregaciones que intervinieron crecieron en promedio de 4 personas. No se ha dado confirmaciones precisas sino estimativos generales.

Cabe resaltar como un punto aparte dentro de los procesos masivos aquí mencionados, que en lo personal, este proceso es el que mejores resultados podría estar dando, debido a que el presidente de la operación, Alberto Guaycha, garantiza más con su ejemplo, con sus actitudes, intenciones, discernimiento; y en general con una naturaleza de siervo fiel y obediente, la eficacia relativa del proceso; y no tanto por la conjunción de "ministros" que se han integrado en la ejecución del mismo. Personalmente puedo asegurar con una sólida base que menos de 10 de los pastores y líderes que intervienen (cerca de 35) en el asunto junto con Alberto son hombres de corazón puro, genuino y sobretodo sencillo y obediente a las directivas del Espíritu. Es nuestra oración que este esfuerzo tanto personal del hermano Guaycha, como de aquellos que como él son hombres fieles como Fco. Loor, Xavier Alvarado, Cesar Montserrat, Pedro Salazar, y otros pocos, y de las congregaciones que supervisan, logre el resultado esperado en esta investigación, concienciando y capacitando frontal, bíblica y adecuadamente a las diferentes congregaciones que se involucran en esta labor.

Se espera ver también, de parte de los mentalizadores de este movimiento, un continuo apoyo a este proceso, y que no sea solamente una "novelería más" de 1,000 días y después de esto salgan con lo mismo que ciertos misioneros de la primera mitad de siglo hicieron y dijeron: "allá ustedes, nosotros les dimos la idea", y hagan la de Pilato: lavarse las manos.

Para el momento de esta actualización, se puede decir que una "primera fase" del plan Mil Días concluyó con la celebración del congreso Coicom 2002 celebrado en el mes de octubre en la ciudad. Desde entonces y hasta el momento actual (febrero 2004) no ha habido un incremento significativo en el proceso. Tampoco ha continuado el crecimiento que se dio durante los dos años anteriores. Me temo de un nuevo estancamiento y que el trabajo de los tres años anteriores haya sido pura novelería fanática y proselitísta. Sinceramente espero estar equivocado.

   

Grupos familiares; que es un programa de células de la Asambleas de Dios central y según sus informes han ganado a 6500 personas en los últimos 6 meses. Lo preocupante es que este programa es independiente del Plan Mil días en el que también se encuentran trabajando pero los resultados se confunden y no especifican al respecto para una evaluación del trabajo. Se espera que dentro de los próximos meses el pastor de esta congregación grande, la tercera en la ciudad, pueda involucrar y conjugar apropiadamente el esquema de los grupos familiares con el desarrollo del Plan Mil Días.

Para el momento presente esto no ha ocurrido y se ha dado un crecimiento numérico de esta congregación sin especificar el programa que aplican argumentado que esto no es necesario y cubriendo con esto una labor improvisada y eufórica sin consistencia ni trascendencia.

 

Hay vida en Jesús; que es la versión bautista del plan mil días. En lo que va desde mayo del 2001 hasta el 2203  no tienen datos precisos de los resultados logrados. Por lo que he observado e investigado, han logrado cerca de 2500 decisiones con menos del 8% en un programa de discipulado.

En la actualidad no se tienen información certera sobre el avance de este proceso.

 

Iglesia en tu casa; que es otro programa de los bautista impulsados por algunos misioneros que consiste en capacitar a creyentes para que dirijan grupos de estudios bíblicos en hogares. El informe proporcionado por el misionero principal del proyecto en junio del 2002 afirmaba contar con 45 grupos con un promedio de 12 asistentes a las reuniones. Afirmó también que si estos grupos crecen, lo cual es el objetivo, pueden constituirse en iglesias. Ya se han dado 4 deserciones del programa convirtiéndose en "iglesias independientes".

Tampoco se cuenta con información actualizada sobre el avance de esta labor y tal parece que el asunto también a sufrido un estancamiento. Solo ha habido un llamado en  el 2003 para el curso de capacitación.

 

Programas celulares; de los cuales, los dos principales son el del CCG y Ministerios la Roca, quienes han tenido un crecimiento sostenido hasta llegar a 2500 miembros el primero y 1300 el segundo. Son 2 de las 4 congregaciones con más de 1000 miembros registrados y asistiendo regularmente a los cultos. El porcentaje de conservación de resultados está por encima del 40%, según afirmaciones de sus responsables, pero en cambio presentan serios problemas en cuanto a la calidad de vida espiritual y emocional de la casi totalidad de sus miembros, que se traduce en frecuentes bandos y divisiones nocivas, en otras palabra cantidad sin calidad. Un buen número de líderes evangélicos han tomado los modelos de crecimiento celular más como un moda novelera en la que han visto la gran oportunidad de riquezas, fama y poder, que no encontrarían mediante otros modos.

Para el momento presente, Centro Cristiano de Guayaquil ha logrado terminar el auditorio de la iglesia, un megaproyecto arquitectónico para 3500 personas al puro estilo norteamericano y se encuentran en la construcción de un centro de servicios de 10 pisos contemplando 3 pisos en una primera fase.

 

  Campañas masivas; promocionadas y organizadas por grupos sectarios anárquicos que afirman ser pentecostales en su mayoría, careciendo totalmente de un programa de intercesión de respaldo, peor un programa de discipulado; que resultan en un serio retroceso de la obra por cuanto las motivaciones principales son el lucro económico de los organizadores y predicadores; y la promoción personal egolátrica mezcladas con intereses polítiqueros; no son más que movilizaciones de congregaciones independientes que provocan la reacción desfavorable y el rechazo de la ciudadanía por el malestar que causan y además porque conocen de hechos inmorales de algunos de los predicadores u organizadores.

De las que cabe mencionar, el ministerio Cristo viene de la corporación evangelística de Yiye Ávila organizó con este en diciembre del 2003 una de sus típicas campañas masivas en el estadio de la ciudad con la asistencia del Presidente de la República Lucio Gutiérrez en una noche en la que el evangelista le hizo leer unos versículos y lo dirigió en la oración de Salomón pidiendo sabiduría a Dios para gobernar el país. Tristemente no pasó de un medio de promoción politiquera por parte del presidente y en un rechazo y pifias por parte de la mayoría de los presentes, en su totalidad evangélicos a quienes Yiye Ávila recriminó y exhortó a apoyar la gestión presidencial. El asunto cayó pesado en los medios de comunicación y fue criticado por algunos editorialistas de periódicos.

 

Esfuerzos personales e individuales de algunos pastores o ministros por evangelizar a pandilleros, estudiantes, y otros grupos minoritarios que solo provocan un conversionismo pero no el nuevo nacimiento, como fue le caso de campañas evangelísticas estudiantiles de prevención del sida durante el 2002 y un programa para ganarse el favor de las pandillas y naciones denominado "Nación Santa" o vulgarmente "Holly Nation" ofreciéndoles productos "cristianizados" de hip hop, rap y cosas por el estilo durante el mismo año. Se estaba considerando un "proyecto evangelístico juvenil" de una ¡discoteca cristiana!.

Para el momento actual estas actividades han decaído y no se está haciendo nada en concreto al respecto.

Ahora bien, las divisiones de congregaciones continua como algo ya endémico en la ciudad; la propagación de células evangelísticas, de consolidación, etc. más obedece a una inclinación competitiva entre los líderes congregacionales para "saber quién es el pastor de la iglesia más grande y de mayor crecimiento de la ciudad, porque el tal es un ungido y prosperado". Unos pocos mantienen la buena intención de "ganar a Guayaquil para Cristo" pero haciéndolo a sus modos personales lo que resulta en esfuerzos individualizados, egoístas y competitivos.

Es la voluntad de Dios que la gente lo conozca, pero debe ser hecho a Su manera y no aplicando una dialéctica religiosa relativista del "fin justifica cualquier medio".

 

Indicadores

En una publicación especial del principal diario local del 19 de enero del 2003, presentó un reportaje sobre las características idiosincrásicas del Guayaquileño, realizándose una encuesta "a 523 personas nacidas en esta ciudad" según consta en dicha publicación, explorándose principalmente sobre gustos culinarios, hábitos sociales, tendencias sexuales, deportes, política, entre otros parámetros generales. Se incluyó la tendencia religiosa y se publicó el siguiente cuadro:

Si bien es cierto que lo realizó un empresa calificada, también es cierto que este porcentaje de evangélicos no es un dato lo suficientemente aproximado al existente real. Las razones son simples:

  1. No es el objetivo principal o particular de esta encuesta la composición religiosa mucho menos la población evangélica. Por lo tanto, en el proceso de la encuesta se debió asumir algunos supuestos inexactos tal como se deriva de la separación entre las categorías "evangélica" e "iglesia pentecostal" como dos grupos religiosos diferentes.

  2. La muestra, es inapropiada por su cardinalidad inferior al tan siquiera al 1% de la población como para que determine el porcentaje de evangélicos en la ciudad . La muestra tomada para esta encuesta es de apenas el 0.03%

  3.  La composición social de la muestra y el área de la encuesta influye significativamente en la distribución de esta composición. Si la encuesta se realizó en el centro, por los alrededores del parque Centenario, es evidente que el porcentaje de "evangélicos" será alto debido a la presencia de la Asamblea de Dios Central de Luque y Rumichaca, así como de 7 iglesias más, 5 librerías cristianas y un canal de televisión. Si la encuesta se hubiera realizado en otro sector de la ciudad, como la zona universitaria, el Terminal Terrestre, o el Malecón, el porcentaje de evangélicos hubiera sido menor al 5%.

  4. Así como se excluye el grupo pentecostal, se incluye en la categoría "evangélico" a grupos extraños y sectas seudo evangélicas.

No estoy cuestionando la validez o veracidad de los resultados generales de esta publicación. Pero sí, al menos en lo que respecta a la composición evangélica el dato es inexacto pero su validez estriba en el hecho de que es un indicador significativo de la obra evangelística, y no debe tomarse como un indicador categórico de la población evangélica, ya que para esto se deben considerar una serie de supuestos que ninguna empresa encuestadora los tendría en cuenta en el momento de realizar el muestreo. Ya se planteó en 1999 al entonces presidente de la Asociación de Pastores Evangélicos del Ecuador, que por oficio solicite al Presidente de la República  y al Director General del INEC que se incluyera la composición religiosa en las categorías evaluadas en el último censo nacional. Lastimosamente no se pudo hacer el planteamiento a tiempo, ya que hubiese sido favorable y determinante para saber con una mayor aproximación y exactitud cuantos evangélicos hay en el país. Es evidente suponer intereses extraños que hubieren sido afectados por esta información.

Posteriormente esta misma empresa realizó otra encuesta pero esta ves la dirigieron a la composición religiosa de los guayaquileños y quiteños presentando el mismo resultado que la anterior. realmente no puede se considerado un porcentaje aproximado ni exacto del número de evangélicos en la ciudad.

El dato propuesto es del 7.4% de evangélicos incluyendo pentecostales y excluyendo a los conocidos como "Jesús solo" y "salvos siempre salvos" así como otras sectas extrañas auto identificadas como evangélicas. Aún así existe un margen de error en exceso, lo que significa que la cantidad real podría ser menor a este porcentaje, pero en definitiva mayor al 5.2 %.

Ahora bien, al analizar esta información estadísticamente y considerando que las proyecciones son válidas, este 7.4% de población evangélica se ubica justamente en lo previsto para el año 2003. Por lo que en realidad el crecimiento de la iglesia en los dos últimos años, no es algo significativo sino que se encuadra dentro de lo que "debe" hacer la iglesia y no es motivo, en lo absoluto, de ufanarse o enorgullecerse por lo que se hace. Realmente no se he hecho nada trascendente y consistente. Sigue siendo un dato dentro de la tendencia de crecimiento. Cuando se analice lo que ocurre en la relación conversión - conservación en los próximos años y si los datos están por encima de la tendencia, entonces se estará permitiendo obrar al Espíritu de Dios en la ciudad y el Señor Jesús de Nazareth mostrará Su poder en la transformación de vidas, familias y barrios en la ciudad y Dios será glorificado:

Si quienes ministramos como pastores, profetas, intercesores, y demás con la responsabilidad de capacitar a los santos para la obra del ministerio, no aplicamos estrictamente los protocolos jurídicos espirituales establecidos en las Escrituras tales como Jos. 7:11-12, Jn 15:4-5, 2 Cor. 10:6, entre otros, en Guayaquil pasaremos de congreso en congreso, de clamor en clamor, de campaña en campaña y no ocurrirá ... nada.

Dios sigue aun hablando como en los días de Ezequiel (21:24-31):

"Hay conjuración en sus profetas, ...devoraron almas, tomaron haciendas y honra,... Sus sacerdotes violaron mi ley y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia,... Sus príncipes en medio de ella son como lobos, ... para destruir las almas, para obtener ganancias injustas. Y sus profetas recubrían con lodo suelto profetizándoles vanidad y adivinándoles mentira, diciendo: así ha dicho Jehová y Jehová no había hablado. El pueblo de la tierra usaba de oprsión y cometía robo, ...

Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí a favor de la tierra, ..."

Página principal  |  Volver a Guardianes  |  Volver a Comunidad  |  Cartografía espiritual